martes, 15 de agosto de 2017

Lisboa VS Barcelona

Acabamos de publicar en Museo de los Desplazados dos nuevas fichas correspondientes a las ciudades de Lisboa y Barcelona. Curiosamente en los últimos años, a causa del boom turístico de la capital portuguesa, se habla de Lisboa como "La nueva Barcelona" (una frase ya mentada por Michael O'Leary, consejero delegado de Ryanair o Raul Martins, presidente de la Associação da Hotelaria de Portugal, entre otros). Ese boom turístico, además de traer la consabida riqueza económica sólo para unos cuantos está convirtiendo el centro de Lisboa en un gran hotel con vistas al parque temático en que se han convertido sus calles. El alojamento local (pisos turísticos) se ha disparado en los últimos años, siendo la ciudad europea que mas a crecido en este sentido y en 2016 fueron desalojadas de sus casas 5 familias por día, en su gran mayoría para crear apartamentos de lujo u hoteles.

Pero entre estos datos que asustan encontramos un poco de esperanza: 7 mujeres en lucha que representan a las 16 familias (40 personas) del edificio situado en la Rua dos Lagares nº 25 en el barrio de la Mouraría de Lisboa. Resistiendo desde principios de año al desalojo completo del inmueble consiguen ganar una pequeña batalla que se puede ver en nuestro video "Rua dos Lagares" (que hemos realizado gracias a la colaboración de Habita).

En la otra ficha, un barrio habitual en Museo de los Desplazados, el Poblenou de Barcelona, otro lugar de resistencias (recordemos las acciones reividicativas de Fem Rambla que comenzaron hace unos años y que pretenden devolver el barrio a sus habitantes proponiendo procesos de participación ciudadana). "En transición: El Poblenou" (2017) es un corto documental dirigido por Vicente Islas y Alla Shadrova.


jueves, 10 de agosto de 2017

Postal desde Alfama (Lisboa)

En breve estarán en las calles de Lisboa nuestras nuevas postales gratuitas, souvenirs del barrio de Alfama. Perteneciente a la Freguesía de Santa María Maior, Alfama es uno de los barrios más afectados por el actual boom turístico. Según la Associação do Alojamento Local em Portugal (ALEP) dicha freguesía unida a la de Misericordia (las dos que representan buena parte del centro de la ciudad) alcanzan ya los 3000 apartamentos, hostels o habitaciones en alquiler para turistas. Y todo ello en un radio de tan sólo 2,6 kilómetros, suponiendo casi el 9 % del total del país.

En Alfama, aquellos alojamientos para turistas legales están representados con estas placas en la entrada, con la iniciales AL (Alojamento Local).

miércoles, 9 de agosto de 2017

Bartlebooth y sus puzzles autodestructivos

Fragmento del libro "La vida instrucciones de uso" de George Perec, aquel gigantesco inventario de un edificio parisino y sus memorias creado por el escritor francés en 1978. Nos centramos en el personaje de Bartlebooth, multimillonario que dedica su vida a crear puzzles (y a destruirlos).

Imaginemos un hombre cuya riqueza sólo se pueda comparar con su indiferencia por todo lo que la riqueza suele permitir de ordinario y cuyo deseo, mucho más orgulloso, estriba en querer abarcar, describir, agotar, no la totalidad del mundo —proyecto que se destruye con sólo enunciarse—, sino un fragmento constituido del mismo: frente a la inextricable incoherencia del mundo, se tratará entonces de llevar a cabo un programa en su totalidad, sin duda limitado, pero entero, intacto, irreductible.
En otros términos, Bartlebooth decidió un día que toda su existencia quedara organizada en torno a un proyecto cuya necesidad arbitraria tuviera en sí misma su propia finalidad.
Se le ocurrió esta idea cuando tenía veinte años. Fue primero una idea vaga, una pregunta que se hacía a sí mismo —¿qué hacer?—, una respuesta que se iba esbozando: nada. No le interesaban el dinero, el poder, el arte ni las mujeres. Tampoco la ciencia, ni tan siquiera el juego. A lo sumo las corbatas y los caballos o, si se prefiere, imprecisa pero palpitante tras estas fútiles ilustraciones (aunque millares de personas orientan eficazmente su vida alrededor de sus corbatas y un número mucho mayor aún alrededor de sus caballos del domingo), cierta idea de la perfección.
Idea que se fue desarrollando durante los meses y los años siguientes, articulándose alrededor de tres principios rectores:
El primero fue de orden moral: no se trataría de una proeza o un récord: ni escalar un pico ni alcanzar una fosa marina. Lo que Bartlebooth hiciera no sería espectacular ni heroico; sería simple y discretamente un proyecto, difícil, pero no irrealizable, dominado de cabo a rabo y que dirigiría la vida de quien se dedicara a él en todos sus pormenores.
El segundo fue de orden lógico: al excluir todo recurso al azar, el proyecto haría funcionar el tiempo y el espacio como coordenadas abstractas en las que vendrían a inscribirse, con una recurrencia ineluctable, acontecimientos idénticos que se producirían inexorablemente en su lugar y fecha.
El tercero, por último, fue de orden estético: el proyecto, inútil, por ser la gratuidad la única garantía de su rigor, se destruiría a sí mismo a medida que se fuera realizando; su perfección sería circular: una sucesión de acontecimientos que, al enlazarse unos con otros, se anularían mutuamente: Bartlebooth, partiendo de un cero, llegaría a otro cero, a través de las transformaciones precisas de unos objetos acabados.
De este modo quedó organizado concretamente un programa que se puede enunciar sucintamente del modo siguiente:
Durante diez años, de 1925 a 1935, se iniciaría Bartlebooth en el arte de la acuarela. 
Durante veinte años, de 1935 a 1955, recorrería el mundo, pintando, a razón de una acuarela cada quince días, quinientas marinas de igual formato (65 × 50, o 50 × 64 standard), que representarían puertos de mar. Cada vez que estuviera acabada una de estas marinas, se enviaría a un artista especializado (Gaspard Winckler) que la pegaría a una delgada placa de madera y la recortaría, formando un puzzle de setecientas cincuenta piezas.
Durante veinte años, de 1955 a 1975, Bartlebooth, de regreso en Francia, reconstruiría, siguiendo su orden, los puzzles así preparados, a razón, una vez más, de un puzzle cada quince días. A medida que se reconstruyeran los puzzles, se reestructurarían las marinas, de tal manera que pudieran despegarse de su soporte, trasladarse al lugar mismo en el que — veinte años atrás— habían sido pintadas y sumergirse en una solución detersiva, de la que saldría una simple hoja de papel Whatman intacta y virgen.
Así no quedaría rastro de aquella operación que durante cincuenta años habría movilizado por entero a su autor.

El libro completo se puede descargar en pdf en este link.

miércoles, 2 de agosto de 2017

"Rua dos Lagares" en la Rua dos Lagares

16 familias. 40 personas. Una calle en el barrio de la Mouraría de Lisboa convertida en un pasillo de hoteles y apartamentos de lujo. La lucha de los vecinos de la Rua dos Lagares 25, Travessa do Terreirinho 1 y Travessa dos Lagares 2 se ha convertido en uno de los ejemplos de resistencia a la gentrificación más mediáticos de Lisboa. Hablamos con 6 mujeres, vecinas del edificio en amenaza de desalojo.

El próximo sábado día 12 de agosto a las 22 H presentamos este corto documental, "Rua dos Lagares" (10 mins, 2017) en una proyección en la calle que estamos organizando con Habita y los vecinos de dicho edificio. Habrá una churrascada (Barbacoa) solidaria a las 19:30 H en apoyo a los vecinos del edificio. Para cerrar el día proyectaremos nuestro documental "Terramotourism" (42 min, 2016).